Donde y Como

Composición de las entradas

Las entradas que se vayan publicando en este blog cumplirán, como mínimo, 4 partes claramente diferenciadas:
1.- Una pequeña descripción del lugar en cuestión.
2.- Los servicios ofrecidos.
3.- Una puntuación del 1 al 10.
4.- Algunas fotos del establecimiento.

Los usuarios que quieran publicar sus opiniones sobre los lugares que han visitado seguirán este guión, como mínimo, rellenando el formulario al que se accede pinchando arriba.

domingo, 18 de septiembre de 2016

COMPLEJO AMETZAGAÑA, en San Sebastián, un lugar con cierto encanto


En esta ocasión vamos a ofreceros la opinión de Mónica Arellano, de Palma de Mallorca, sobre este "complejo" hotelero que por estar en la zona en la que está, al parecer, obtiene gran parte del encanto que le caracteriza.

Aunque Mónica se encuentra en cierto modo satisfecha con el lugar, se muestra un poco decepcionada de las expectativas que se había creado en gran parte por las fotos de la web de este complejo (www.ametzagana.com), que, a decir verdad, están muy seleccionadas, como hacen todos, es cierto, pero casi ocultando parte de la verdad del complejo, según nos comenta esta viajera.

Estos son sus comentarios, como siempre, distinguiendo los puntos en cuestión (hotel, servicios y puntuación):

El hotel.
Según nos aproximábamos al complejo pensábamos que sería muy bonito y acogedor por la belleza del paisaje: "allá arriba, en la montaña, rodeado de verde y con una temperatura en pleno verano bastante agradable". Bueno, cuando llegamos vimos que las fotos de Google se ajustaban a lo que era la fachada con el ladrillo caravista por todas partes. Cuando llegamos a la recepción vimos que además era el paso para llegar al comedor, lo cual no me pareció lo más agradable, pero bueno...

Todo era muy viejo y el mantenimiento dejaba mucho que desear porque incluso había baldosas de terrazo que se movían. Tampoco soy una persona delicada por lo que decidí esperarme y no valorar todo el complejo por esa primera impresión.
El caso es que nos dieron la llave de la habitación y para empezar la puerta era como las puertas interiores de la casa de mis abuelos pero con cerradura, antigua, claro, de esas que se nota que no pesan y que las puedes tirar abajo con un ligero empujón, pero bueno...

Cuando entramos a la habitación, lo primero que sentí fue el olor al WC y cuando encendí la luz de este vi el WC: "madre mía, que cosa más vieja", pensé, pero cuando me dirigí a la habitación en sí, "Buufff", igual de vieja que el WC, con manchas de humedad, las paredes no muy limpias y con una ausencia de enchufes que para los tiempos que corren resultó muy incómoda porque si somos cuatro en la familia, los cuatro tenemos dispositivos que cargar lo cual teníamos que hacer por turnos.
Eso sí, las camas, no eran incómodas, dormimos bien ya que la frescura del ambiente entraba por la ventana por las noches.

En cuanto al restaurante, en fin, también tenía más años que Carracuca pero estaba limpio y se comía bien. El bufete no era malo, había casi de todo aunque a la chica no le daba tiempo a reponer lo que se iba agotando. No estaba mal.

Respecto al resto del complejo decir que el entorno lo agraciaba mucho y que, esto es importante, hay parking interno, gratuito donde dejar el coche, aunque no puede ser de otra forma porque por allí no había donde aparcar fuera del complejo.

Los servicios.
No puedo decir mucho de esto porque sólo estábamos allí por la noche ya que aprovechábamos el tiempo al máximo y comíamos y cenábamos fuera todos los días, de modo que lo único que puedo decir al respecto es que las habitaciones las hacían (barrían y hacían las camas básicamente), eso sí, las toallas no las cambiaron en los cuatro días que estuvimos allí, las dejábamos secar  para poder utilizarlas por la noche al ver, el primer día, que no las cambiaban. Las chicas del desayuno como la de recepción eran simpáticas y serviciales.
He de admitir que no hice fotos de la habitación ni del WC porque no me motivaban para ello y como no sabía que iba a mandaros esto, porque no os conocía, pues no se me ocurrió. Os mando alguna foto de la fachada y en internet hay alguna más del complejo.

Por cierto, no os dejéis llevar por las fotos de la web porque yo, sinceramente, no sé donde estarán esas habitaciones que muestran, a lo mejor sólo arreglaron una para hacerle fotos y la tienen reservada únicamente para este propósito, vaya usted a saber, la cuestión es que estas no se ajustan a la realidad de lo que nos dan a una familia de nivel medio como la mía, digo yo.
A pesar de todo lo que digo aquí, estuve a gusto. Una vez asumes que esto es lo que hay te adaptas y piensas: "si quería tener algo mejor, sólo tenía que haberme gastado más dinero", pero esto depende de cada uno ya que en nuestro caso, como he dicho antes, sólo estábamos en la habitación para dormir.

La puntuación.
Llegados a este punto, la puntuación que Mónica considera oportuna para el complejo Ametzagaña es de un 5 sobre 10. 

SI CONOCÉIS ESTE LUGAR PODÉIS HACER LOS COMENTARIOS QUE CONSIDERÉIS, CUANTOS MÁS MEJOR PARA LOS QUE ESTÉN PENSANDO EN DEJARSE CAER POR ALLÍ.

Por favor, recordar que clicando en los ANUNCIOS DE GOOGLE que hay en el blog estaréis contribuyendo al mantenimiento del mismo y por tanto a dar a conocer a los usuarios las críticas buenas o malas de los lugares visitados. Gracias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario